Rivalidad Medias Rojas y Yanquis en una experiencia MLB

1
190

Cuando hablamos de viajes, la mayoría buscamos aventura, sitios pintorescos con grandes historias, leyendas urbanas y cultura. Existe una gama de lugares que pueden enriquecer el interés del viajero, desde sedentarios hasta lo más arriesgados. Todos van detrás de una nueva experiencia.

El team S-portology se dio a la tarea de querer vivir y compartir con nuestros seguidores (ustedes) un destino donde disfrutemos la experiencia de ser fanáticos apasionados del mundo del deporte. Para esto, escogimos un fin de semana que recogía tres eventos de gran envergadura. La primera serie de la eterna rivalidad beisbolera, Boston vs Yankees, el inicio de los playoffs de la NBA con dos de los más duros de la liga, Celtics vs Bucks y el histórico Marathon de Boston.

Abrigo en mano, salimos de la peque√Īa Isla del Encanto la madrugada del mi√©rcoles, 11 de abril de 2018. Luego de una breve parada en el John F. Kennedy aeropuerto de Nueva York, continuamos a nuestro destino final: Boston, Massachusetts. El viaje fue c√≥modo, la l√≠nea Delta provee c√≥modas butacas y una pantalla personalizada para disfrutar de una variedad de alternativas de entretenimiento. Esto hace que el viaje se vaya r√°pido y sea m√°s placentero.

Puestos los pies en suelo lejano, el frío no tardó en hacerse sentir. No había escapatoria, penetraba la ropa y se sentía hasta en los huesos, más cuando vienes de un país tropical. Pero, nada que un buen abrigo, botas y guantes no pudieran controlar.

Pedimos un Uber, y sin problemas, emprendimos la marcha al hotel para soltar paquetes y arrancar a conocer el estadio m√°s viejo de la MLB, el Fenway Park. El parque est√° situado a lo largo de Lansdowne Street y Yawkey Way, en el √°rea de Kenmore Square de Boston.

fenway

La ciudad permanec√≠a nublada, parec√≠a que el sol no sal√≠a en d√≠as, el clima era fr√≠o y los √°rboles guardaban el look oto√Īal. Los colores cobrizos y √°rboles sin hojas adornaban el panorama.

Mientras nos acerc√°bamos a la famosa calle que conduce a la entrada del parque de 103 a√Īos, m√°s aumentaba el tr√°fico, el rojo y azul de los Medias Rojas se adue√Īaban de las aceras. Caminantes aceleraban el paso por las distintas calles, entre altos edificios, con un solo destino, disfrutar de la hist√≥rica rivalidad de los Yankees vs Red Sox. Al igual que los fan√°ticos de los Yankees que se dieron cita. Estos, tambi√©n, caminaban con el orgullo de ir a apoyar a su equipo, los mulos del Bronx.

Uno creer√≠a que las fanaticadas est√°n acostumbradas al fr√≠o, pero no, estaban bien preparados con abrigos, bufandas, guantes, gorros, botas y hasta peque√Īas s√°banas calientes.

publico 3

Personajes, nacionalidades, familias, jóvenes…todos con una misma cultura, la del béisbol.

Padres solos con sus hijas peque√Īas o adolescentes sentados en las mejores filas, todos, con sus detalles alusivo al equipo. Una sola idea, la satisfacci√≥n de mostrar su pasi√≥n por el deporte, resultado de a√Īos de tradici√≥n, generaci√≥n tras generaci√≥n.

El olor de las planchas calientes en las esquinas donde se cocinaban los hot dogs y las famosas salchichas dominaba las calles. El crujiente sonido de la carne salpicando, mientras el cocinero vociferaba…era irresistiblemente tentador.

Adem√°s, el Fenway Park est√° rodeado por varios restaurantes y barras, que se diferencian entre las Tabernas visitadas por los m√°s j√≥venes en busca de cerveza fr√≠a y par de hamburguesas y alitas o los restaurantes con un men√ļ m√°s sofisticado; ambos con amplias pantallas que transmit√≠an lo mejor del mundo deportivo. O, mejor dicho, el mundo deportivo de Boston. Enti√©ndase, el pre√°mbulo de los playoffs donde los Celtics buscar√≠an pasar a la segunda ronda, los playoffs de hockey, los Red Sox de Alex Cora y los preparativos para el legendario marat√≥n Boston.

Sin duda, el ambiente era agradable, aunque para un latino demasiado frío, pero la emoción de pisar donde desfilaron las grandes glorias del béisbol, le subía la temperature a cualquiera.

Una vez dentro del parque, tuvimos la oportunidad de ir cerca del terreno y colocarnos al lado del dogout, donde ya esperaban el inicio del partido, la alineaci√≥n¬† que compone el equipo del Alex Cora. As√≠ nos enteramos que el receptor puertorrique√Īo Christian V√°zquez ser√≠a el c√°tcher regular esa noche.

final.JPG

Todos de pie para el inicio de los himnos y a disfrutar de nueve entradas en las que desde el primer turno dominaron los visitantes, pero la fanaticada nunca se quitó. Las muestras de rivalidad no se demoraron. Las bancas se vaciaron brevemente en la tercera entrada cuando los clavos de los zapatos de Austin golpearan la pierna de Brock Holt al deslizarse en la segunda base y los árbitros no vieron malicia en la jugada.

¬°Yankees Suck, Yankees Suck , Yankees Suck!

Era el estribillo. Cuatro entradas después (7ma) el lanzador Joe Kelly le dio un bolazo al mismo jugador, Austin salió corriendo hacia el montículo y ambos jugadores comenzaron a lanzar golpes. Rivalidad #YankeesRedSox en su máxima expresión. Se vaciaron las bancas y se detuvo el partido que dejo como consecuencias seis jugadores y entrenadores suspendidos.

Coreaban, gritaban, abucheaban, honraban y volvían y coreaban.

Nunca la pantalla de un televisor, la tecnología digital, los live podrán transmitir la emoción que se vive en el parque desde que ves lanzar esa primera bola, el sonido de conectar ese hit, ese foul y los jonrones son intransmisible. Es una emoción instantánea y automática que dura segundos y difícil de captar detrás de un lente, pero es una experiencia que durará toda una vida.

Esa fue la razón principal de nuestro viaje, sentir, palpar, observar y estudiar cada detalle de una #ExperienciaMLB para poder compartirla con ustedes. Porque sabemos que al igual que nosotros viven el deporte con pasión y que más que un juego es nuestra cultura.

¡Vívelo con S-portology!

Advertisements

1 COMMENT

Leave a Reply