Desaparecen los bates de los Cubs en el momento más importante

0
847

Los Cubs de Chicago estuvieron la segunda parte de la temporada al tope de la División Central de la Liga Nacional, pero perdieron su liderato en la semana final y cayeron en un juego decisivo frente a os Brewers de Milwaukee. Con ese escenario, los Cubs se agenciaron el primer puesto del comodín y enfrentaron a los Rockies de Colorado en el Wrigley Field. En resumen, fueron dos partidos en su estadio con la oportunidad de asegurar su boleto para las Series Divisionales. Sin embargo, el resultado no fue el esperado y el equipo de Javy Báez perdió ambos partidos para quedar eliminado.

Se apagan los bates

Los Cubs contaron con la segunda mejor marca en casa de la Liga Nacional, 51-31. Además, fueron el cuarto equipo en carreras anotadas en su liga con 761, solamente detrás de los Nationals, Rockies y Dodgers. Pero, el talón de aquiles de los Cubs, en ofensiva, fue su bateo de poder, quedando en el puesto #11 de la Liga Nacional con solamente 167 jonrones. Este equipo fue encabezado por una temporada de MVP del boricua Javy Báez, pero no contaron con buenas temporadas de sus estelares Kris Bryant, Anthony Rizzo y Kyle Schwarber. Rizzo fue el mejor de ese trio, pero no estuvo a la altura del año de campeonato de los Cubs en 2016.

En el partido contra los Brewers de Milwaukee por el campeonato de la división, los Cubs solamente conectaron tres sencillos y anotaron una sola carrera, para perder 1-3. Era una tendencia que venía de la serie regular, cuando los bates se fueron apagando al llegar la recta final. En ese partido, los lanzadores de Milwaukee lucieron dominante, aunque no contaron con su mejor lanzador para comenzar el partido. Por el contrario, comenzó Jhoulis Chacín, quien contó con efectividad de 3.50 en la temporada regular. Esa derrota obligó a los Cubs a jugar un partido de vida o muerte frente a los Rockies de Colorado.

Y la historia se repitió. Los Cubs anotaron solo una carrera y conectaron seis indiscutibles en 13 entradas. El picheo de los Rockies estuvo espectacular, contando con su estelar Kyle Freeland con tres días de descanso. En su segundo año en Las Mayores, Freeland acumuló marca de 17-7 y efectividad de 2.85. En el partido contra los Cubs lució inmenso y no le permitió a Chicago explotar ofensivamente frente a su fanaticada.

Fans.jpg

En total, fueron 22 entradas en las que los Cubs, solamente, pudieron anotar dos carreras. Es muy difícil ganar un juego de esta magnitud con esa producción ofensiva. La presión en los lanzadores de Chicago era enorme, tenían que blanquear para poder ganar los partidos. En fin, los bates de los Cubs desaparecieron en los dos partidos más importantes del año y ahora están de vacaciones, esperando por una nueva oportunidad en la temporada 2019.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.