Los Rockets de Houston vencieron 100-93 al Jazz de Utah para eliminarlos en cinco partidos. Fue una serie emocionante, pero Houston se vio como el equipo superior en todo momento. El cuarto partido fue el mejor momento para los Jazz, quienes lograron su única victoria en casa. Ahora, los Rockets se preparan para la tan esperada revancha frente a los campeones Warriors de Golden State. Pero antes, debemos analizar tres conclusions que podemos sacar de la serie entre Jazz y Rockets.

James Harden no es tan efectivo en la postemporada

“La Barba” logró una de las mejores temporadas ofensivas de las últimas décadas. Imparable con sus disparos de la línea de tres puntos y atacando el canasto con habilidad y un fino toque. Además, es un maestro a la hora de conseguir faltas personales y llegar a la línea de tiradas libres. Harden logró promedio de 36.1 puntos, la cantidad más alta desde el 1985 cuando Michael Jordan promedió sobre 37 puntos por juego. Además, logró promedios de 6.6 rebotes y 7.5 asistencias por juego, lanzando para 44% de campo, 37% de la línea de tres puntos y 88% de la línea de tiradas libres.

Sin embargo, hemos sido testigos de como James Harden baja su nivel en la postemporada, llegando al punto de desaparecer en algunos partidos importantes. Este año la cosa no luce muy distinta y Harden no tuvo el mismo impacto en la serie contra Utah, que tuvo en la temporada regular. En la postemporada el juego es más físico y los equipos se preparan con esquemas defensivos más especializados para el equipo que enfrentan.

En los cinco juegos Harden promedió 27.8 puntos, (8.3 puntos por juego menos que en la temporada regular)6.8 rebotes y 8.0 asistencias por juego. Pero, lo más preocupante es que lanzó para un decepcionante 37% de campo y promedió 5.6 turnovers por partido. A estas estadísticas hay que añadirle que en el tercer partido de la serie comenzó lanzando de 1-15, cosa que no puede hacer contra los campeones Warriors.  Sin dudas, si los Rockets aspiran a vencer a los Warriors, necesitarán la mejor version de Harden.

Houston necesita más de Chris Paul

CP3 es el segundo jugador más importante de este equipo (después de Harden) y los Rockets lo necesitan a un alto nivel. Su nivel disminuyó en comparación con la pasada temporada, pero todavía el armador es capaz de contribuir en grande. En la serie contra los Jazz promedió 17.4 puntos, 5.4 rebotes y 5.2 asistencias por juego. Nada mal, pero por debajo de lo esperado para este gran jugador. Tenemos que tomar en cuenta que Paul está próximo a cumplir 34 años y que sus mejores años ya pasaron, pero, si los Rockets aspiran a ganar el Campeonato esta temporada lo necesitan aportando en grande.

En la temporada promedió 15.6 puntos por juego, la cantidad más baja de su carrera. Esta estadística preocupa grandemente, pues la decadencia de este armador es evidente. Sin embargo, la calidad de su juego todavía se siente en la cancha y debe ser de gran ayuda para que Harden enfrente a los poderosos Warriors.

Los Rockets pueden defender a un buen nivel

El año pasado los Rockets se quedaron a un juego de adelantar a la final de la NBA. La ofensiva de este equipo es explosiva, pero es su defensa la que los ha convertido en un equipo especial. En la serie contra Utah vimos a unos Rockets jugando una excelente defensa y limitando el ataque del contrario. Hay que destacar que Utah no es el mejor equipo ofensivo, pero cuentan con varias piezas y con una ofensiva colectiva buena. Su mejor jugador es Donovan Mitchell, quien se vio limitado por la defensa de Houston. Mitchell no lució cómodo y apenas promedió 21 puntos por juego, lanzando para un miserable 32% de tiros de campo, incluyendo un 18% en el partido de eliminación.

Limitaron al Jazz a promediar 97.8 puntos por juego en la serie, cantidad muy baja en especial en estos tiempos de la NBA. Los Rockets se mostraron defendiendo como unidad y Clint Capela es un factor dominante en la pintura. Además, P.J. Tucker y Eric Gordon se encargaron de limitar el ataque de los Jazz. No podemos perder de perspectiva que Chris Paul es todavía uno de los mejores armadores defensivos y crea muchas situaciones con sus buenas manos y habilidad para leer la ofensiva contraria. Se avecina el reto más grande para esta defensa, defender a unos Warriors que cuentan con dos MVP y dos estrellas adicionales. Si logran mantenerse en la misma página e incomodar a los Warriors como lo hicieron el año pasado, tendrán una oportunidad genuina de vencerlos.

Advertisements

Leave a Reply