Los números en la carrera de Clayton Kershaw son extraordinarios y meritorios de ser seleccionado al Salón de la Fama de Béisbol. Sin dudas, uno de los mejores de su generación y fue considerado por muchos, como uno de los mejores de la historia. Y es que es fácil pensarlo, su marca de 169-74, junto con su increíble efectividad de 2.44, su 1.008 de WHIP y sus 2,464 ponches en 2,274 entradas, lo colocan entre los mejores.

No produce en postemporada

Sin embargo, las opiniones sobre Kershaw cambian rápidamente cuando tomamos en cuenta sus actuaciones en postemporada. Para que tengan una idea, ni tan siquiera tiene una marca positiva, contando con palmarés de 9-12 en 26 salidas de postemporada. Su efectividad es casi el doble de la que muestra en temporada regular, 4.33.

El sábado en la noche fue otra muestra de eso. Con la serie 1-0 a favor de los Dodgers y con la oportunidad de ponerla en caja de seguridad, Kershaw falló nuevamente. El zurdo lanzó seis entradas de seis hits, tres carreras permitidas y solo cuatro ponches. Se llevó la derrota y nuevamente fue superado por el lanzador opositor, en este caso Stephen Strasburg.

Es increíble como un lanzador tan talentoso no puede mantener su nivel en los momentos más importantes. Ya no es el lanzador que fue hace cinco años, la velocidad de sus lanzamientos es menor. Pero, todavía es efectivo cuando logra colocar con efectividad sus picheos.

Los Dodgers necesitan tenerlo a un nivel de CY Young si aspiran a ganar la Serie Mundial. Llevan dos años corridos alcanzando la “Gran Final”, pero han perdido en ambas ocasiones. Un dominante Kershaw podría ser la diferencia, para que por fin, los Dodgers sean los campeones.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.