1. Giannis Antetokounmpo

Imposible no poner a Giannis Antetokounmpo como el primero en esta liga luego de su primer MVP. El griego ya es uno de los mejores tres jugadores de la liga y sigue mejorando con el pasar de los años. Anota, rebotea, hace mejor a sus compañeros y defiende con excelencia. Giannis lo hace todo y los Bucks tienen un núcleo de tiradores a su alrededor que complica la manera de defenderlo.

Pero ahora, Giannis debe trabajar en convertir su tiro brincado en amenaza para poder llevar su juego al próximo nivel. Esa es su gran debilidad y se notó en la postemporada. Los equipos simplemente cargaban la pintura con cuerpos y no permitían que Giannis pudiera dominar como de costumbre. Si logra desarrollar su tiro de manera consistente, Giannis tiene la capacidad de convertirse en el mejor jugador del mundo.

2. Anthony Davis

No hay otro jugador en la liga con más motivación que Anthony Davis. Con la controversia del año pasado casi no le permitieron jugar y ahora llega a su equipo soñado, los Lakers de Los Angeles. Davis se une a LeBron James para hacer uno de los mejores dúos de la liga. Ya Davis mencionó que va tras el premio de Jugador Defensivo del Año. Eso son excelentes noticias para un equipo de los Lakers que deben mejorar grandemente su defensa si quiere aspirar al título.

En el lado ofensivo este súper jugador lo puede hacer todo. Anota de espaldas al canasto, de frente al canasto y lanza a larga distancia. Es imparable en todos los sentidos y cuando está saludable es uno de los mejores 5 jugadores de la NBA. Debemos esperar a un fenomenal Davis que logre engranar con LeBron y llevar a los Lakers profundo en la postemporada.

3. Blake Griffin

Blake tomó un segundo aire con su llegada a Detroit y logró una excelente temporada 2018-19. Promedió 24.5 puntos, 7.5 rebotes y 5.4 asistencias por juego y fue seleccionado al Juego de Estrellas. Su habilidad atlética ya no es la misma, pero ha madurado como jugador y puede hacer muchas cosas en cancha. No solamente es bueno anotando el balón, también hace mejor a sus compañeros. El área de los rebotes y la defensa puede mejorar para que pueda alcanzar el próximo nivel.

4. Draymond Green

La mayoría de las listas no respetan la trayectoria de Draymond Green y lo colocan en la parte baja entre los Power Forwards de la NBA. Sin embargo, este jugador demuestra año tras año que cuando las millas cuentan pueden contar con él. Además, con la salida de Kevin Durant y la ausencia prolongada de Klay Thompson, Green tendrá un rol mucho más protagónico en la ofensiva de los Warriors.

Pero Green no brilla por su ofensiva, su verdadero valor está en la versatilidad defensiva que le brinda a su equipo. Green puede jugar como cinco y ayudar a que su equipo juegue con alineaciones bajitas por períodos largos de juego. Debemos ver a un Green fresco y con más energías en esta nueva temporada.

5. Pascal Siakam

Este jugador entró a la escena estelar el año pasado cuando se colocó como uno de los jugadores más importantes de los campeones Raptors. Con apenas 25 años, Siakam enfrentará un reto diferente este año tras la salida de Kawhi Leonard. Los Raptors esperan que Siakam sea su principal arma ofensiva y el jugador tiene las habilidades para responder. El año pasado logró promedio de 17 puntos por juego y debemos esperar que alcance los 20 puntos por juego esta temporada. Hemos visto un salto de calidad año tras año y esta temporada no será la excepción.

Mención Honorífica

Kristaps porzingis y LaMarcus Aldridge

Porzingis regresa luego de perder la pasada campaña y lo hará en su nuevo equipo, los Mavericks de Dallas. Las expectativas son altas con este jugador y más si tomamos en cuenta que jugará junto a Luka Doncic. En su última temporada en New York vimos lo que puede hacer este jugador y es impresionante. Con sus 7’3″ de estatura es capaz de lanzar de todos los ángulos de la cancha y puede poner la bola en el piso. Se le ve más fuerte y debe tener un excelente año.

LaMarcus Aldridge es un veterano probado. Viene de una excelente temporada con los Spurs, donde promedió 21 puntos y 9 rebotes por juego. Con 34 años ya está entrando a la parte final de su carrera. Sin embargo, sigue siendo un jugador eficiente y consistente y será pieza importante en el sistema de los Spurs de San Antonio. Este otro equipo solido en el Oeste y necesitarán de Aldridge en la pintura para poder competir con los “Cucos del West”.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.