Esta temporada tiene todos los ingredientes para que veamos una explosión de Steph Curry. El base ha sido por los pasados años uno de los mejores cinco jugadores de la NBA, pero perdió algo de protagonismo con la llegada de Kevin Durant a los Warriors. Sus números fueron extraordinarios, pero se alejaron de las impresionantes estadísticas que logró antes de la llegada de KD, cuando ganó dos MVP de liga.

Steph ganó su primer MVP en la temporada 2014-15 y con 27 años de edad. Esa temporada logró promedios de 23.8 puntos y 7.7 asistencias. Pero, fue el próximo año cuando Curry mostró su mejor nivel y ganó el MVP de manera unánime, la primera vez en la historia de la liga. Ese año abusó de la liga con promedios de 30.1 puntos, 5.4 rebotes, 6.7 asistencias, 2.1 robos y estableció una nueva marca histórica con 402 triples anotados. Lo increíble es que logró estas estadísticas sin afectar su eficiencia, logrando 50% de campo, 45% de la línea de tres y 91% de la línea de tiradas libres. Una temporada PERFECTA.

Mayor protagonismo sin KD ni Klay Thompson

La salida de Durant de la Bahía y la lesión de Klay Thompson deja una carga bien pesada en los hombros de Curry. Sin embargo, si hay algún jugador capaz de sobrellevar esta carga y hacerlo de manera eficiente, lo es Steph. Esta responsabilidad extra se traducirá en estadísticas extraordinarias que lo pueden colocar en la conversación para MVP, nuevamente. Obviamente, la marca de su equipo podría ser el factor que le evite reclamar el premio.

Lo mismo ocurrió con Russell Westbrook, tras la salida de KD del Thunder de OKC logró números sin precedentes (31.6 PPJ, 10.6 RPJ, 10.4 APJ). Obviamente estos jugadores no comparan, pues Curry enfatiza mucho más en compartir el balón y dejar que la ofensiva fluya como unidad y es mucho más eficiente que el “Brodie”.

El porciento de uso de Steph cambió drásticamente con Durant en cancha. El año de su MVP unánime fue el más alto para Steph con un 32.1%, sus próximos años bajó a 30.1%, 31.0%, 30.4%. Debemos ver un aumento en esta estadística, muy probablemente acercándose a los 32% de su año de MVP. Esta estadística mide el porciento del tiempo en que el jugador está involucrado en la jugada ofensiva. James Harden y Russell Westbrook han establecido nuevas marcas en esta estadística en las pasadas campañas. El resultado ha sido simple, grandes estadísticas y poca eficiencia, algo que no debe buscar Steph.

Nuevo equipo, nuevas piezas

Los Warriors no son el mismo, dominante equipo de los pasados años. De hecho, algunos analistas los colocan peliando por los últimos boletos para la postemporada en la poderosa Conferencia del Oeste. Draymond Green y Curry son la constante de este equipo y lo que queda de los grandes equipos campeones de Golden State. Ya no estará KD, Andre Iguodala, Shawn Livingston y Thompson se espera que regrese para marzo.

Además, los Warriors trabajan con la incorporación de D’Angelo Russell, una pieza ofensiva importante que viene de su mejor temporada con los Nets de Brooklyn.

Russell requiere tener el balón en sus manos, pero también tiene buena puntería de larga distancia. Debe ser de gran ayuda para que las defensas no se puedan concentrar del todo en Curry y le cree espacio suficiente para operar. Obviamente, los primeros meses serán para conocerse y entender en que posiciones serán más efectivos jugando junto. Russell sabe que tiene una oportunidad increíble jugando al lado de uno de los mejores de la historia. Su rendimiento debe ir en ascenso según avancen los meses y cuando se incorpore Thompson, estos Warriors serán un equipo muy competitivo.

Steve Kerr reclama que Steph está en su mejor momento

Steve Kerr sabe que necesita del mejor año de Curry para que los Warriors tengan opciones reales. No cuenta con el talento de las pasadas campañas y la Conferencia del Oeste está más fuerte que nunca. Pero, Kerr no tiene duda de que su Estrella está en su mejor momento y debe aportar en grande en la venidera temporada. Vemos las tres fuertes citas que utilizó para referirse a su jugador estrella:

Pienso que Step está en su ‘peak’ absolutO, física y emocionalmente. En esta temporada será lo mejor que podrá ser en su carrera. Pienso que es mejor que el año pasado y que el año anterior. Y eso dice mucho

Él es el jugador más impactante ofensivamente, en términos de lo que le hace a las defensas, probablemente de la historia. Hay otros jugadores, obviamente Michael Jordan tenia mucho impacto, pero Steph crea ese miedo a Dios en las defensas contrarias, de una manera que nunca había visto

Nadie ha sido capaz de lanzar desde el dribleo a 35 pies en su mecánica normal. Pero él lo hace, lo que cambia el juego completo. Así que todo lo que hacemos gira alrededor de Steph”

Eso es mucho decir cuando entendemos que Kerr jugó con Jordan y dirigió a Curry. Eso no significa que Curry sea mejor que Jordan, la defensa de MJ y su habilidad para definir partidos lo colocan muy por encima de Curry. Pero el impacto ofensivo de Steph es innegable, comparándose con los grandes de este deporte.

Debemos prepararnos para ver en su mejor momento a uno de los más grandes de esta generación. El armador que cambió el juego y que ha dominado la liga por los pasados cinco años. Con una mayor responsabilidad y con tantas dudas sobre su equipo, veremos de vuelta a Curry el MVP.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.