El Heat de Miami está encendido en este comienzo de temporada. La tropa de Erik Spolstra salió a defender el American Airlines Arena y sacaron de la cancha a los Rockets de Houston desde el primer parcial. Ese período culminó 46-14 y el Heat nunca más miró atrás. La receta del Heat es la misma; una defensa colectiva sólida y una ofensiva que se caracteriza por compartir el balón y encontrar al hombre más cómodo en todo momento. Nada de protagonismo, un equipo que juega como unidad, todo lo contrario de los Rockets.

No lucen bien los Rockets

Houston adquirió en verano a Russell Westbrook con la esperanza de adelantar en la Conferencia del Oeste. Sin embargo, las cosas no van como esperaban. Houston es el equipo que más puntos permite en la NBA y su ofensiva luce muy individual. Lo que es peor, sus dos súper estrellas se caracterizan por ser jugadores de mucho volumen de disparos y poca eficiencia, situación que le está pasando factura.

James Harden lidera la liga en puntos, pero sus por cientos de tiro son realmente bajos. El caso de Westbrook es similar, este armador es una de las súper estrellas menos eficientes en la historia de la NBA y este año va por el mismo camino. Al momento lanza para 48% de campo, pero en los últimos partidos vimos una tendencia al Westbrook de siempre. Ese fue el caso en el partido contra el Heat, cuando lanzó de 3-11 de campo y de 1-6 de la línea de tres puntos, anotando solo 10 puntos.

Harden por su parte lanzó de 6-14 de campo, de 3-9 de la línea de tres y de 14-14 de la línea de tiradas libres. Pero más allá del juego ofensivo de sus estrellas, los Rockets tienen un problema serio en el lado defensivo de la cancha. Le permitieron al Heat 129 puntos y no parecen encontrar una cohesión defensiva como unidad. Este equipo tiene la personalidad de sus estrellas, mucha ofensiva y cero defensa.

Sólido el Heat de Miami

Miami mejora a 5-1 en la temporada y es una de las gratas sorpresas de la Conferencia del Este. El equipo contó con seis jugadores anotando en doble dígito y limitaron a los Rockets a un 39% de campo. El dirigente Spoelstra demuestra que es de los mejores técnicos de la liga y su filosofía se refleja en el juego de su equipo.

Al culminar el partido, Spoelstra se expresó sobre la profundidad de su equipo y explicó que cada jugador se adaptó a su filosofía de que cada uno es importante. El dirigente añadió que todos tendrán su oportunidad y que ellos saben que si la aprovechan le podrán sacar mucho provecho. Esa ha sido la cultura de este equipo en los primeros seis juegos de la temporada, un equipo desprendido que solo piensa en el bienestar del colectivo y en ganar juegos como unidad.

De paso, Spoelstra elogió la actitud de Jimmy Butler y mencionó que es un jugador al que no le importan las estadísticas ni cuantos tiros toma, lo que le importa es ganar. Tener un jugador así lo cambia todo, es tu estrella, pero permite que sus compañeros crezcan como jugadores. Butler disfruta de ayudar a los demás jugadores y es un ejemplo con su ética de trabajo. Sin dudas, fue la decisión correcta para el Heat el firmar a Jimmy.

Aquí parte de la conferencia de prensa al finalizar el partido.

El Heat regresa a cancha este próximo martes, 5 de noviembre, cuando visitan a los Nuggets de Denver.

Sportology, más allá de la noticia…el análisis.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.